Return to site

Cuando aprendemos a desapegarnos de las cosas

Por Diara Nadal

Esta es una acción muy poderosa que cuando empecé a ponerla en práctica en mi vida sentí un crecimiento exponencial, no externo, pero si interno. Que luego se manifestó en lo externo.

Los apegos son tóxicos e intoxican nuestra vida porque hace que nuestras emociones dependan de cosas, cómo por ejemplo: una pareja, el dinero, los resultados, el éxito, el control de las cosas, las circunstancias.

Una de las cosas que me ayudó mucho a desapegarme de las cosas momentaneas que quería fue la fe, y entender, que todo lo que Dios diseño para aquellos que en El creen es bueno, agradable y perfecto, lo puedes buscar en Romanos 12:2.

Por ello entendí que era mejor apegarme a los principios que Dios diseño para mi, pues estoy segura que ellos no fallan.

Esto no significa que dejarás de trabajar en las cosas que quieres lograr, pues tienes que hacer todo lo posible, para que El haga lo imposible.